GRIEGC | Las fortificaciones de l’Espluga Calba
6483
single,single-post,postid-6483,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Las fortificaciones de l’Espluga Calba

DSC00389

Las fortificaciones de l’Espluga Calba

Desde el inicio del conflicto, L’Espluga Calba, situado en la comarca de Les Garrigues en la província de Lleida, fue un pueblo de retaguardia que permaneció en relativa tranquilidad durante toda la guerra; hasta la ofensiva que realizó el ejército franquista en Aragón a principios de marzo de 1938, que hizo cambiar completamente esta situación.

Situación de Les Garrigues en Catalunya

Situación de Les Garrigues en Catalunya

Esta ofensiva de Aragón fue una importante campaña militar iniciada el 9 de marzo de 1938, tres semanas después de finalizada la Batalla de Teruel; y terminó a mediados de abril cuando el ejército franquista llegó al Mediterráneo. Esto dividió el territorio republicano en dos, aislando a Cataluña del resto del territorio republicano y finalizando así prácticamente la guerra en tierras de Aragón.

El paro de las operaciones franquistas en Cataluña dejó que los republicanos pudieran reorganizarse ya mediados de abril, el Ministerio de Defensa de la República hizo llegar al Ejército del Este un plan de defensa basado en seis líneas sucesivas de defensa pensadas para proteger las comunicaciones con Francia. Estas líneas en cambio no pasaron en muchos casos de la teoría, llegándose a realizarse sólo las dos primeras:

  • Línea 1. Empezaba en Flix y seguía por la colina de Montinet (al oeste de Maials), el río Segre al oeste de Artesa de Lleida y los Alamús, este del Noguera Ribgorçana, sierra de Sant Miquel, vertiente occidental del Montsec, sierra de Lleràs y este de la cuenca del Noguera Ribagorçana.
  • Línea 2. Sierra de Bengalís (al este de Flix), sierra la Llena (cubriendo Montblanc), Tarrés, Espluga Calba, Verdú, sierras entre Cervera y Tàrrega (cubriendo Cervera), Bellver y las Pallargues (cubriendo Guissona) . Esta línea se dividía en dos, de las cuales la primera empalmaba con la Línea 1 hasta Artesa de Segre y la segunda continuaba por Castellnou de Bassella cubriendo Solsona y siguiendo al este del Segre, sierra de Turp, la Seu d’ Urgell para enlazar con la frontera francesa hacia Arcavell.
Línies defensives de Catalunya

Línies defensives de Catalunya

De las dos líneas construidas, la L-1 fue inutilizada en buena parte una vez que los franquistas ocuparon los Pallars, situándose la línea del frente al Noguera Pallaresa, si bien finalmente se logró el establecimiento de un auténtico cinturón fortificado a lo largo de la frente. Por su parte, la segunda línea estaba igualmente bien concebida y terminada (al abrigo del canal de Urgell), pero el resto de líneas no funcionaron en modo alguno durante la retirada de 1939 ya que casi ni se empezaron. Estas líneas defensivas empezaron a construirse a mediados de abril de 1938 y se alargaron las obras hasta el otoño del mismo año. Las líneas estaban compuestas de numerosas fortificaciones, destacando principalmente trincheras, nidos por ametralladoras y fusiles ametralladores, refugios, galerías subterráneas de enlace entre trincheras, emplazamientos artilleros, observatorios, polvorines y pistas de comunicación, entre otras construcciones. Muchas de estas construcciones se realizarían excavando directamente en la roca, otras se utilizaba ampliamente el hormigón, a la hora de crear unas importantes defensas.

Para la construcción de estas defensas participaron unidades de zapadores y de fortificaciones y obras del ejército republicano, pero también presos que estaban organizados en diferentes campos de trabajo, como era el caso de los presos del campo de trabajo nº2 en Hospitalet del Infante o del campo de trabajo nº4 de Concabella en la Segarra y que participaron muy activamente en la construcción de varios tramos de la L-2, realizando este trabajo en unas duras condiciones. Especialmente importante para las fortificaciones de esta zona fue el campo de trabajo nº3 establecido en Omells de Na Gaia. Y es que precisamente, dentro de estas líneas se encontraban las fortificaciones de L’Espluga Calba que formaban parte de la línea fortificada la L-2, estando precisamente l’Espluga Calba en la inmediata retaguardia del frente, establecido en el Segre y por tanto, bastante próximo a la línea de fuego.

Unidad de fortificadores

Unidad de fortificadores

Sobre las fortificaciones de Espluga Calba actualmente todavía son visibles buena parte de ellas en diferente grado de conservación. Las fortificaciones más numerosas que todavía se conservan son los diferentes elementos de hormigón, siendo casi todos ellos nidos de ametralladoras situados en lugares estratégicos, muchos situados en la carretera entre Espluga Calba y Fulleda y que probablemente, tuvieron un papel destacado durante las operaciones de enero de 1939 a la hora de intentar detener la ofensiva franquista que culminó con la ocupación de Cataluña.