GRIEGC | Las Fortificaciones de Velilla de Cinca (Huesca)
5435
single,single-post,postid-5435,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Las Fortificaciones de Velilla de Cinca (Huesca)

IMG_20210818_102313_2

Las Fortificaciones de Velilla de Cinca (Huesca)

La posición de Velilla de Cinca correspondía al sector de Fraga dentro de la Línea Fortificada del Cinca. El inicio de esta línea fortificada se inició a finales de agosto de 1936, pero las obras de fortificación no iban más al norte de Estada. Sin embargo, y petición del coronel Villalba, que tenía su cuartel general en Barbastro, se decidió también seguir fortificando más hacia el norte, siendo el límite Boltaña; iniciándose las obras en este nuevo sector, denominado Sector Boltaña en noviembre de 1936. Hay constancia que en general, se trabajó en las posiciones de la Línea Fortificada del Cinca hasta finales de 1937; e incluso en algunas posiciones, como es el caso de Albalate de Cinca, también se trabajó en enero de 1938.

Sobre las posiciones defensivas que se construyeron en Velilla de Cinca, existen varias fuentes que pueden esclarecer este asunto. La primera de ellas es una memoria presentada por el propio ejército republicano a finales de enero de 1937, en la que  se decía que “esta posición situada al Norte de Fraga, tiene por objeto impedir que el enemigo que avanzara por la meseta de Los Monegros, pudiera correrse por esta parte para bajar a la rivera del Cinca por las barrancadas que desde la meseta descienden rápidamente a la cuenca del río. La posición consiste en un emplazamiento para una batería de campaña. Emplazamiento que ha exigido una gran excavación y la construcción de un camino para poder llevar las piezas a la batería, que tiene una longitud de 8.300 metros. También se ha construido una larga trinchera capaz para 600 hombres, los abrigos subterráneos, observatorios, puestos de mando y camino cubierto de unión[1].

Por otro lado, según un oficial inglés que visitó todas las fortificaciones de la Línea del Cinca en la primavera de 1937, comentaba en un informe sobre este sector que “una milla al Norte de donde acaban las trincheras del lado Norte del kilómetro 428, se ha emplazado una batería para cañones de 105. Para que los cañones puedan colocarse en este emplazamiento, se ha construido un camino de 7 millas; que comienza en la carretera a la salida del pueblo de Velilla de Cinca y sube a la meseta de los “Monegros” bordeando los barrancos. A una milla y media al Sur de la trinchera Sur se ha emplazado otra batería análoga, pero el camino para llegar a ella ya estaba construido; solo se ha tenido que reparar el que existía para ir de Torrente de Cinca a los campos de la meseta. Entre estas dos baterías extremas hay otra también para piezas de 105, que esta situada junto a la carretera solo a unos cien pasos de la “Caseta Caminero” junto al K 428. Primeramente las tres baterías quedaron sin blindaje; solo tenían un techo de cañas y ramas para librarse de de las vistas de los aeroplanos enemigos, pero más adelante se empezó a construirlas de cemento con fuertes bóvedas a prueba de bombas de aeroplano hasta de cien libras y más. En cada batería hay depósitos para las municiones y buenos abrigos refugios para todo el personal[2].

Por estas mismas fechas aproximadamente, en un informe-resumen de las fortificaciones de la Línea del Cinca referente a la artillería, se decía que las posiciones del Sector de Fraga ,con dos centros de resistencia, eran unas posiciones fuertemente organizadas con tres líneas, protegidas por una línea de detención en la orilla oriental del Cinca. La misión de estas posiciones era impedir el paso del Cinca por la carretera de Madrid a Francia, así como impedir el desbordamiento del enemigo por el llano de los Monegros.

Para reformar este núcleo existían las posiciones de Velilla y Torrente que taponaban los barrancos que se extendían por el llano.

Respecto a la artillería de este sector, se dividía en dos grupos, la agrupación artillera propia de Fraga y la agrupación artillera de Alcolea. La Agrupación Fraga, estaba formada por una batería casamatada de 75 mm en Velilla de Cinca; otra de 105 mm en Fraga; dos de 75 mm en Torrente de Cinca, y otra de 105 mm en Montnegre.

Por otro lado, gracias a otra documentación sabemos las obras de las posiciones defensivas que se estaban llevando a cabo a finales del mes de abril de 1937 en Velilla de Cinca[3]. Según esta información, se habían construido las siguientes posiciones defensivas:

INFANTERÍA

Nidos de ametralladoras:

  • Un nido de ametralladoras doble, tipo Fraga, situado en el Llano. Cada nido tenía las siguientes medidas: 4,80 x 3,60 x 2,50 metros, con paredes de hormigón armado de un grueso mínimo de 0,30 metros, blindaje del techo con armaduras de redondo con un grueso mínimo de 0,40 metros. Este nido estaba flanqueado por 30 metros de trinchera con un camino cubierto de unos 50 metros. El nido de ametralladoras se encontraba a finales de abril de 1937 con la solera hecha y a punto de colocar la armadura.
  • Un nido de ametralladoras doble, tipo Fraga, en San Valero. A finales de abril de 1937 el nido tenía la excavación con unos 0,50 metros hechos. El resto estaba por empezar, teniendo la trinchera aproximadamente unos 75 metros y el camino cubierto 40 metros.

Trincheras:

  • En el Llano se estaba haciendo la excavación de dos tramos de trinchera de unos 60 metros con un camino cubierto de 50 metros en total.

ARTILLERÍA

Baterías

  • Una batería de 75 mm con muros de mampostería y hormigón, el techo blindado con carriles, con su excavación finalizada.    En la segunda sección a una de las piezas le faltaba 1,50 metros de pared para llegar a la altura de la cubierta, la otra igual.

Refugios:

  • En la primera sección dos galerías de entrada de 18 x 2 x 2 metros con otra de unión de 21 x 2 x 2,5 metros. La excavación se encontraba terminada faltando los muros paracascos. En la segunda sección dos galerías de entrada de 20 x 2 x2 con otra de unión de 25 x 2 x 2,5 metros. La excavación y los muros paracascos terminados.

Faltaba por terminar las obras tal y como estaban concebidas: 2 observatorios, 2 polvorines de un módulo de fuego cada uno.

Resumen de las obras realizadas en el mes de abril de 1937 en las posiciones de Velilla de Cinca

Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo (Archivo CNT)

Por último, otra documentación nos refiere todas las posiciones que existían en Velilla de Cinca en octubre de 1937 y su estado constructivo, siendo esta la última referencia a las posiciones defensivas de Velilla de Cinca que se conocen[4]. Así pues y según esta documentación, existían las siguientes posiciones:

INFANTERÍA

  • Trinchera: 414,60 metros lineal de trinchera, 105 metros lineal de trinchera en construcción.
  • Camino cubierto: 82 metros de camino cubierto.
  • Nidos de ametralladoras:
  • 2 nidos de ametralladoras dobleS blindados con hormigón.
  • 2 nidos de ametralladoras dobles en construcción. Dos explanaciones para ametralladoras.

ARTILLERÍA

  • Batería de Velilla. Esta batería está compuesta de dos secciones de 75 mm de tiro rápido y rasante para batir el llano. Hay una sección acasamatada de puntería directa y otra complementaria desenfilada, ambas en construcción.
  • Pista de acceso: Una desenfilada y a retaguardia, construida ya y de unos 5.400 metros de longitud, con salida al pueblo de Velilla.
  • Abrigos: Dos en las inmediaciones de la batería y capaces para contener al personal y dos módulos de fuego. Dimensiones de dos bocas de 15 x2 x2 metros y un través de 24 x 2 x 2,50 metros.

Para finalizar, cabe decir que todas estas posiciones defensivas no cumplieron el objetivo con el cual fueron diseñadas debido al rápido avance del ejército del bando sublevado a finales de marzo de 1938. Si que es necesario mencionar que en Chalamera se llevó a cabo una ligera resistencia por parte de las tropas republicanas pero poco pudieron hacer ante la superioridad de su rival. En líneas generales por lo tanto, todas estas construcciones defensivas supusieron un elevado coste económico y humano que realizó el bando republicano sin que sirviera para su objetivo de resistencia.

[1] AGMAV, C.581. Cp. 6. Doc. 1 /1-29.

[2] AGMAV, C. 2451.Doc.1-96.

[3] Fundación de Estudios Libertarios Anselmo Lorenzo (Archivo CNT).

[4] AGMAV. C.2451, Cp.7 Doc.1-44.