GRIEGC | Los nidos de ametralladoras de Mataró
5113
single,single-post,postid-5113,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Los nidos de ametralladoras de Mataró

5a45a7a19d4a026b4a0eaf4298860220

Los nidos de ametralladoras de Mataró

Mataró era una importante localidad fabril con unos 28.804 habitantes en 1936, dedicada especialmente su principal industria al tejido de punto. Su extensión era de más de dos millas en el sentido de la dirección de la vía férrea que pasaba al este, mientras que la carretera atravesaba la ciudad por su interior. Antes de la guerra tenía como guarnición un Regimiento de Artillería, el Regimiento de Artillería Ligera nº8, dotado con las piezas de campaña más modernas que disponía el Ejército español, los obuses Vickers de 105/22 mm, modelo 1922. El Regimiento estaba organizado en tres grupos de 4 baterías con 4 piezas cada una, de las cuales sólo dos tenían completa su dotación de soldados, mientras que la tercera disponía de su material pero sin la dotación humana.

El 19 de julio de 1936, el Regimiento de Artillería Ligera nº8 de Mataró apoyó la sublevación militar, básicamente por la influencia de sus jefes. Pero como la rebelión finalmente no triunfó en Cataluña, sus jefes terminaron encarcelados y las piezas artilleras salieron en agosto de 1936 para ir al frente de Aragón, donde quedaron repartidas en varios lugares del frente. A mediados de 1937, en el cuartel de artillería se intentó volver a organizar un nuevo Regimiento de Artillería, pero tropezó con la dificultad fundamental de que no se encontraban cañones y se daba a los nuevos reclutas una instrucción puramente teórica, enseñándoles cuadros en que se representaban los cañones[1].

En cuanto a las posiciones defensivas que se construyeron en la ciudad en previsión de un desembarco de tropas franquistas, un oficial inglés que pudo observar todas las fortificaciones del litoral catalán durante la primavera de 1937, decía que éstas eran bastante aceptables dentro de lo que se pretendía en esta costa. Añadía en cambio, que tanto las trincheras como los nidos estaban construidos con relativa parsimonia, ya que sólo se contaban en la primavera de 1937 con seis nidos de ametralladoras; completando la defensa una batería que se encontraba instalada en una elevación cercana a Cabrera de Mar.

Por otra parte, según un informe de espionaje franquista sin fecha, se citaban muchas más posiciones defensivas, situadas entre Llavaneres y Mataró, siendo estas las siguientes:

– Nido para dos ametralladoras pasada la Finca Blaumar.

– Nido de ametralladoras en la desembocadura del arroyo de Casa Blanca.

– Nido de ametralladoras en las proximidades del km 31 de la vía férrea, detrás de una caseta de baños y ante una tejería.

– Casamata de hormigón armado con muros de un metro de grueso y techo de 1,50 metros en el margen derecho de la Riera de Sant Simó y a la izquierda del ferrocarril, en el ángulo que formaba éste con aquella, pudiendo batir desde su interior por la única aspillera que tenía la casamata la carretera general de Francia, siendo esta la casamata más resistente de todas las citadas anteriormente.

– Nido de ametralladoras al otro lado de la vía donde se encontraba la casamata anterior en la playa, disimulado con muchos escombros y carbonilla, con dos emplazamientos para ametralladoras y trinchera activa entre ellos, así como varias trincheras de comunicación cubiertas.

– Nido de ametralladoras inmediato en los andenes de la estación de Mataró (lado Llavaneres en una pequeña colina de carbonilla).

– Nido de ametralladoras al final de la estación de mercancías, en el extremo del murete que por el lado del mar cerraba la estación.

– Nido de ametralladoras para una sola ametralladora en la desembocadura, margen izquierda, del torrente de Argentona.

– Dos nidos más para una sola ametralladora cada uno, situados en el lado mar del puente de la carretera general de Francia sobre la riera de Argentona[2].

Respecto a la construcción de estas obras de defensa, aunque pronto, parece ser que se iniciaron el 14 de noviembre de 1936, pero estas se hicieron con relativa calma. De ahí que por ejemplo se entiende que fuera publicado en el diario Defensa de Mataró los días 24, 25 y 26 de febrero de 1937 una nota informando sobre la importancia del Trabajo Voluntario. Y es que la Consejería de Defensa pedía a todos los ciudadanos (hombres, mujeres, jóvenes), que se inscribieran en el Trabajo Voluntario, ya que hacían falta buenas trincheras y fortificaciones para dejar la ciudad bien defendida. Además la nota añadía que los otros pueblos del Maresme ya lo tenían hecho prácticamente, y hacía hincapié en la rapidez que debía realizar. La nota finalizaba diciendo que todos los voluntarios se podían apuntar tanto a las sedes de los partidos políticos, sindicatos, Consejería de Defensa y Secretaría del Ayuntamiento, y venía firmada por el Consejero de Defensa de Mataró, Jaume Roig[3].

Pocos días después, el día 1 de marzo una nota publicada en el mismo diario informaba a todos los propietarios de barracas de madera instaladas en la playa, que fueran retiradas en el breve espacio posible de tiempo, ya que de lo contrario serían retiradas por la Consejería de Defensa[4]. La necesidad de defender la costa fue un tema constante y en este diario todavía se publicaron algunas notas más referente a este hecho. Así el día 8 de abril de 1937 se publicaba una nota en la portada con el título La defensa de la costa, que hablaba de cómo el Gobierno de la Generalitat ya pensaba en este tema, pero que había más colaboración por parte del ayuntamiento. En esta nota también se decía que era imprescindible construir un campo de aviación para proteger la costa y sobre todo las fábricas existentes en la zona[5].

 

Los franquistas por su parte, gracias a sus agentes, lograron alguna que otra información relativa a las construcciones defensivas realizadas en la población. Así por ejemplo, la nota de un agente franquista el 30 de abril de 1937 informaba que en un muro de contención que existía frente a la estación de ferrocarril y junto al mar se había sacado un poco de tierra de la parte de atrás para aparentar una trinchera y continuaban las trincheras a lo largo de la playa, pero cubiertas de arena sobre techos, formado por troncos de pino y ramaje[6]. La última noticia que se tendría sobre las fortificaciones de costa de Mataró, aunque en este caso en el ámbito republicano sería una noticia publicada un año después en el diario Llibertat de Mataró. Se informaba que los días 29 y 30 de abril de 1938 se realizarían prácticas de tiro en la Riera de San Simón de 9 a 13 horas, tal y como según comunicaría el Comandante Militar de Mataró; unas prácticas relacionadas con la defensa de costas[7].

Planimetría de los nidos de ametralladoras sencillos de Mataró.

Por otra parte, un informe del ejército ya en la posguerra, sobre los años 40, recogía que Mataró contaba con hasta diez nidos de ametralladoras, teniendo prácticamente todos ellos las mismas características (construidos de hormigón y camuflados, con dos aspilleras para fusileros)[8]. Según un plano de los años 40, el cual utilizaremos siguiendo la relación numérica correspondiente, había 10 nidos de ametralladoras en Mataró. (Los dos primeros de esta relación pertenecen al término municipal de Vilassar de Mar, el resto a Mataró):

– (nº91). Nido de ametralladoras situado al margen derecho de la desembocadura de la riera de Argentona, en la costa (Situado en el término municipal de Vilassar de Mar)

– (nº92). Nido de ametralladoras igual al anterior, situado en el margen derecho de la riera de Argentona, situado hacia el interior en el puente de la carretera de Mataró. Batía el caudal del arroyo (nº92).

– (nº93). Nido de ametralladoras situado a 1.500 metros del primer nido de esta relación (el nº91).

– (nº94). Nido de ametralladoras situado a 800 metros de la anterior.

– (nº95). Nido de ametralladoras situado a 500 metros de la anterior.

– (nº96). Nido de ametralladoras situado a 500 metros de la anterior.

– (nº97). Nido de ametralladoras situado a 400 metros de la anterior.

– (nº98). Nido de ametralladoras con una sola aspillera, de hormigón. Batía con fuego de frente la carretera de Francia y el ferrocarril, situado en medio de las dos y a 200 metros de la anterior nido.

 – (nº99). Nido de ametralladoras situado a 500 metros de la anterior que estaba en el litoral, (en este caso se refiere a su situación respecto al Nº97).

– (nº100). Nido de ametralladoras situado a 500 metros de la anterior.

– (nº101). Nido de ametralladoras situado a 600 metros de la anterior.

– (nº102). Nido de ametralladoras situado a 500 metros de la anterior.

Mapa con la situación de los nidos de ametralladoras del litoral de Mataró

[1] AGMAV, C.2451, Cp.1/32.

[2] AGMAV, C.2491, Cp.12 /129.

[3] Defensa, 24, 25 y 26 de febrero de 1937.

[4] Defensa, 1 de marzo de 1937.

[5] Defensa, 8 de abril de 1937.

[6] AGMAV, C.2888, Cp.20, D. 58.

[7] Llibertat, 28 abril de 1938.

[8] CLARA, Josep; Els búnquers de la costa catalana. Patrimoni militar en temps de guerra (1936-1939). Apéndice IV. Págs 146-151.