GRIEGC | Las operaciones sobre las Baleares II: El papel de la Flota Republicana
3968
single,single-post,postid-3968,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Las operaciones sobre las Baleares II: El papel de la Flota Republicana

Baleares 5 bn

Las operaciones sobre las Baleares II: El papel de la Flota Republicana

En la operación sobre las Islas Baleares tuvo un papel muy importante la Marina Republicana, teniendo una gran actividad a lo largo de toda la operación, tanto para el transporte de tropas como para el apoyo de la fuerza expedicionaria y su posterior reembarco.

Vista de Ibiza desde un destructor republicano

Vista de Ibiza desde un destructor republicano

Aunque los principales barcos como eran el acorazado Jaime I y el crucero Libertad no participaron en la operación de desembarco, si que actuaron en los momentos finales de la expedición a Mallorca. Desde los primeros momentos, intervinieron los destructores Almirante Antequera y Almirante Miranda, sobre todo como transporte de tropas en las operaciones en Formentera e Ibiza y respondían a sus nombres en clave EBBC y EBBD. También actuaron unidades más pequeñas como el Torpedero nº17, un pequeño barco de 190 toneladas adscrito a la Aeronáutica Naval de Barcelona; los guardacostas Xauen y Tetuán, de 510 y 400 toneladas de desplazamiento respectivamente; tres submarinos: el B-2, el B-3 y el B-4 de 556/836 toneladas de desplazamiento pero bastante descuidados; los remolcadores Cíclope (EBBD) GaditanoR-13 y R-14[1]; las barcazas de desembarco K-14 (EBGQ) y K-16 (EBGI); dos barcazas de defensa antisubmarina de Cartagena y Mahón; el barco aljibe A-3 y las lanchas de la Tabacalera I-2 y I-6.

Submarino B-2

Submarino B-2

Biblioteca Nacional de España

Remolcador Cíclope

Remolcador Cíclope

Biblioteca Nacional de España

Aparte de estos barcos también había que sumar los barcos mercantes requisados que operaron en su gran mayoría como transportes de tropas, entre los que destacaron los barcos pertenecientes a la Compañía Transmediterránea, que contaba con una numerosa flota de la que se requisaron los siguientes barcos: Ciudad de Cádiz (EAKE); Ciudad de Barcelona (EAKF); Mahón (EARK); Ciudad de Tarragona (EARC); Isla de Tenerife (EAJF); Ciudadela, y Rey Jaime II. De la Compañía Marítima del Nervión participaron los barcos Mar Cantábrico (EAKU) y el Mar Negro, gemelo del anterior.

Ciudad de Tarragona

Ciudad de Tarragona

www.trameships.es

Ciudadela

Ciudadela

www.trameships.es

Jaime II

Jaime II

www.trameships.es

De la Compañía Trasatlántica participó sólo el Marqués de Comillas, un gran buque de pasaje de 9.922 toneladas que fue confiscado por el propio Bayo para transformarlo en barco hospital, una acción que le resultó bastante fácil ya que Bayo además de ser el jefe de la Base Naval también era el jefe del puerto de Barcelona. Para ello contó con la ayuda de dos médicos de la Base, siendo su director el comandante Cabezón, ingresando también en el barco muchos médicos civiles y organizándose hasta tres equipos quirúrgicos con sus correspondientes quirófanos. El Marqués de Comillas aunque durante la operación sobre las Baleares lució las insignias de la Cruz Roja, en realidad transportó a bordo armamento y en ocasiones fue un verdadero barco de mando de Bayo, donde transmitió desde él sus órdenes.

Igualmente también fueron requisados barcos de otras compañías como el Cabo Silleiro, perteneciente a la Compañía Ibarra; el Darro (EALQ), de la Compañía Pinillos; el Uribe Mendi (EAJL) perteneciente a la Compañía Sota y Aznar; así como otras unidades menores como el Giralda (ELPM), un remolcador que había servido de barco hidrográfico y que había sido retirado del servicio; el motovelero Isabel Matute, y los barcos de madera Pons MartíTrinidad y Cala Marsal dedicados al transporte de la almendra balear de unas 200 toneladas de desplazamiento cadauno; el falucho Jóven Miguel y el yate Rosa V.V.

Para realizar el citado desembarco, Mahón jugó un papel fundamental en la preparación del plan ya que sirvió como base para preparar la operación y poco a poco los barcos de la Flota republicana fueron llegando a la base naval secundaria de Mahón. Así por ejemplo el día 3 llegó el destructor Almirante Miranda, (aunque volvió a marchar nuevamente para dar apoyo a las columnas en sus expediciones en Formentera e Ibiza); el día 7 fue el turno del transporte Mar Negro con hombres y armas y al día siguiente lo hizo el Marqués de Comillas, que transportó milicianos y material a pesar de estar habilitado como barco hospital.

Mar Negro

Mar Negro

www.vidamaritima.com

La columna de desembarco de Bayo, a bordo de los transportes y convoyada por los dos destructores y en compañía del barco hospital Marqués de Comillas, inició su salida de Mahón a la 01:00 horas del 16 de agosto. Su destino fue la costa elegida para el desembarco, en concreto el sur de Porto Cristo entre Cala Madrona y Cala Angila donde a las 04:00 horas desembarcaron los primeros 400 hombres.

Milicianos desembarcados con barcos de la Flota republicana de fondo

Milicianos desembarcados con barcos de la Flota republicana de fondo

Los buques de la Marina Republicana continuaron participando en la operación y fueron participes de diferentes acontecimientos. Así por ejemplo, el 17 de agosto a bordo del Ciudad de Cádiz fue el lugar elegido donde se llevó a cabo una reunión con diferentes jefes de las columnas milicianas disconformes con la manera de llevar la operación por Bayo. Éste, furioso una vez se enteró de tal reunión, destituyó a todos los jefes que asistieron a tal reunión.

Ciudad de Cádiz

Ciudad de Cádiz

www.trameships.com

El día 19 hicieron aparición tres hidroaviones italianos Savoia S-55 que causaron un cierto pánico a los barcos del convoy que se encontraban estacionados a lo largo de la costa, siendo además atacado inicialmente el Marqués de Comillas a pesar de estar pintado con los distintivos de barco hospital, buque que por cierto tuvo que emprender la navegación hacia Mahón para llevar a los heridos. Más tarde, los tres hidroaviones atacaron al transporte Mar Cantábrico que se retiró sin permiso, provocando la rápida destitución por parte de Bayo de su capitán.

El Marqués de Comillas con los distintivos de la Cruz Roja en el puerto de Barcelona

El Marqués de Comillas con los distintivos de la Cruz Roja en el puerto de Barcelona

Arxiu Nacional de Catalunya

A principios de septiembre, con la operación de conquista de la isla de Mallorca estancada, la situacion se precipitó y el día 3 de septiembre se presentaron ante la costa de la cabeza de playa republicana el acorazado Jaime I y el crucero Libertad, que lanzaron algunas salvas con sus poderosas torres contra las posiciones rebeldes, produciendo el entusiasmo de los desembarcados. Sin embargo, el capitán Bayo fue llamado a bordo del crucero Libertad donde un Comité Central de la Armada le entregó la orden de retirada, que debía ser efectiva esa misma noche.

Crucero Libertad

Crucero Libertad

Biblioteca Nacional de España

Sin otro remedio que abandonar la operación, la columna de Mallorca a bordo de los transportes se dirigió a los puertos de Barcelona, Valencia y Mahón, pero sus componentes acabaron por volver a la ciudad condal incumpliendo de este modo la orden de dirigirse a Málaga, yendo los barcos escoltados por poderosas unidades de la Flota Republicana.

De esta manera, el mismo día 4 llegó a Barcelona el Marqués de Comillas y el destructor Almirante Miranda en el que viajaba Bayo, llegando seguidamente el acorazado Jaime I que quedó fondeado en la dársena de San Beltrán en el único viaje que realizó dicho buque a Barcelona durante toda la guerra. También entraron en el puerto barcelonés otros mercantes con hombres y medios escoltados por el guardacostas Tetuán. Al día siguiente llegaba a Valencia el Mar Negro escoltado por el crucero Libertad, llevando a bordo 4.000 hombres después de pasar algunas peripecias al haber agotado casi por completo los víveres e ir el barco corto de combustible, siendo todos estos hombres enviados por ferrocarril a Barcelona en los días siguientes. También otras fuerzas llegaron a Mahón en el motovelero Cala Marsal y en un remolcador de la Marina gubernamental, saliendo hacia Barcelona al día siguiente a bordo del transporte de guerra Darro. Por su parte, el día 6 llegaba también a Mahón el Ciudad de Barcelona con milicianos procedentes de Mallorca, haciéndose eco de la noticia el diario La Voz de Menorca, que anunciaba también la llegada del Mar Negro, aunque finalmente este buque llegaría a Valencia[2].

Acorazado Jaime I

Acorazado Jaime I

[1] Algunos autores como el capitán de navío Ricardo Cerezo Martínez también añadían el R-10, el R-15 y la barcaza de desembarco K-15, tal y como menciona INFIESTA, José Luis, Historia de la Guerra Civil en Cataluña, BPR-UB. FP Infiesta. Caja 18.

[2] La Voz de Menorca, 6 de septiembre de 1936.