GRIEGC | Las líneas de fortificación republicanas en la provincia de Huesca
3746
single,single-post,postid-3746,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Las líneas de fortificación republicanas en la provincia de Huesca

2

Las líneas de fortificación republicanas en la provincia de Huesca

En la provincia de Huesca, el Ejército Republicano construyó diferentes líneas de resistencia una vez que se fue consolidando el frente. Algunas de ellas no pasaron de ser líneas con fortificaciones simples, de campaña; otras en cambio, fueron auténticas líneas fortificadas. Estas fueron las principales líneas que se contruyeron[1]:

Línea Vorochilov

La línea Vorochilov tenía unos 40 kilómetros de longitud y fue construida en el sector de Tardienta. Si nos atenemos a los informes del servicio de información franquista, esta línea defensiva tenía cada 100 metros un nido de tirador, construido en madera y hormigón, para emplazamiento de ametralladoras ligeras. También contaba con refugios a prueba contra impactos directos de artillería (sin especificar calibre); además de contar con una alambrada casi de una forma continúa. La Línea Vorochilov empezaba a los 16 km al norte de la estación del ferrocarril de Tardienta y seguía durante unos 13 km en dirección norte-sur la línea del ferrocarril Huesca-Tardienta. En todo ese tramo la trinchera estaba adosada a la línea férrea en forma tal que el talud de piedras de los raíles servía de parapeto.

En el lugar en que el acueducto de los Monegros cortaba la línea del ferrocarril, al norte de Tardienta, la trinchera abandonaba dicha línea y seguía bajo el acueducto, pasando frente a la población de Tardienta y su estación de tren. Luego seguía paralela a la vía de Tardienta a Grañén hasta encontrar la carretera de Tardienta a Robres, a la que seguía, pero alejándose en algunos tramos entre 500 y 800 metros, según los accidentes naturales del terreno. Este último tramo estaba constituido entre la carretera y la falda de la montaña que la ladeaba. Al parecer las fuerzas que la guarnecían pertenecían a la llamada “Milicia Catalana” y eran entre 80 y 100 hombres por km, pero carecían de artillería y ametralladoras.

Perfil de trinchera y puestos de tirador de la Línea Vorochilov

Perfil de trinchera y puestos de tirador de la Línea Vorochilov

Línea Gorka

Los alemanes de la Columna Thaelman empezaron a construir en otoño de 1936 la conocida como Línea Gorka. Esta línea discurría desde la Granja del Cuervo hasta las posiciones de la Sierra de Alcubierre, y englobaba las obras del canal de Monegros desde el puente de la carretera de Almudévar y el acueducto de Tardienta. Dos kilómetros delante del mencionado acueducto se encontraban las posiciones de vanguardia de dicha línea, que consistían en la zona del llano de Tardienta en nidos de hormigón semienterrados; para luego seguir aprovechando las estribaciones de la Sierra de Tardienta.

Línea Durruti

La Línea Durruti comenzaba al norte de Velillas y contaba con una longitud hacia el sur de 30 kilómetros. Dicha línea estaba basada, según informaciones franquistas, en trincheras sencillas con algunos trozos de alambradas, sin defensas de hormigón, cortando a lo largo de su extensión el conjunto de comunicaciones que llevaban a Barbastro, Monzón y Sariñena.

Empezaba a 2 km al norte de la carretera de Lérida a Huesca, cerca de Velillas, pasaba detrás de Pueyo, formaba un ángulo para bordear la carretera de Huesca a Sariñena, que cortaba detrás de Sesa, formando dicha carretera un ángulo casi agudo. Al final de esta línea comenzaba la Línea Lenin.

Línea Durruti

Línea Durruti

Línea Lenin

La Línea Lenin comenzaba justo donde terminaba la Línea Durruti, en la Loma de los Mochales y tenía una longitud de 15 km, llegando hasta a unos 4 km al sur de Poleñino. Se apoyaba en las alturas del vértice Mogache, de 535 metros de altitud, y las alturas de Saso de 480 metros, siendo su profundidad de varios kilómetros. Estaba compuesta de trincheras sencillas en tierra con obra de hormigón, aunque otras informaciones hablaban de que había pasillos, cobertizos, fortines y todo lo necesario para su total defensa, siendo por tanto más fuerte y mejor preparada que la Línea Durruti.

Según informaciones del bando sublevado, se decía que trabajaron en ella brigadas de Ingenieros de Barcelona cuyas edades oscilaban entre los 30 y los 45 años, bajo la supervisión de un Ingeniero de Obras Públicas de Barcelona apedillado Álvarez. No tenían armas y eran al menos 350, que al terminar la jornada de trabajo se alojaban, 50 hombres en Marcén, 100 en Poleñino, otros 100 en Lanaja, y 50 en Pallaruelo. En marzo de 1938, ante la ofensiva del ejército sublevado, estaba guarnecida por una brigada de Carabineros que no pudieron hacer nada ante el empuje de las tropas de Urrutia.

Línea Lenin

Línea Lenin

Otras posiciones

En las zonas del Pirineo aragonés también se fortificaron diferentes zonas, pretendiendo el mando republicano construir una línea de contención. De esta manera por ejemplo, el túnel de Cotefablo fue rebajado para el paso de camiones a la vez que fueron tallados en la zona de roca emplazamientos de ametralladoras y trincheras. A mediados de enero de 1937, se construyó en el sector de Sabiñánigo una carretera prolongando la de Orna hasta Boltaña. La parte nueva comenzaba en Arlés, de modo que tenían dos carreteras perpendiculares al frente, ésta y la de Cotefablo.

Por otro lado, al oeste de Siétamo también existía una barrera de fortificaciones a caballo del río Guatizalema.

Líneas Lenin y Durruti

Líneas Lenin y Durruti

Líneas Lenin y Durruti

Líneas Lenin y Durruti

La Línea del Cinca

Esta fue realmente la línea fortificada más importante con la que contó el Ejército Republicano en todo el frente de Aragón. La línea tenía un auténtico valor militar y fue construida para evitar la invasión de Cataluña por el norte del Ebro. Consistía en una fuerte línea de resistencia, dotada de grandes fortificaciones y trincheras situadas en los márgenes del río Cinca.

La línea empezó a construirse a finales de agosto de 1936 y discurría por el norte de Monzón, siguiendo el río Cinca hasta Fraga, y alcanzaba por el sur las inmediaciones de Gandesa, es decir que la línea no terminaba en el punto en que el Cinca desembocaba en el Ebro, sino que tenía su continuación por las cuencas del Matarraña o del Algás, hasta dejar fortificada la entrada del Maestrazgo.

En noviembre de 1936, el Estado Mayor republicano decidió que la línea se ampliara más al norte, hasta Boltaña. Así pues, con la ampliación de la citada Línea del Cinca, ésta empezaba al norte de Boltaña, seguía todo el curso del Cinca, atravesaba el Ebro por Mequinenza y acababa en Horta de Sant Joan al sur de Gandesa. En total 180 km de línea fortificada que la constituyó como la principal línea de resistencia construida en Aragón durante todo el conflicto y con un auténtico valor militar, compuesta por numerosas construcciones defensivas desde nidos de ametralladoras y refugios, hasta trincheras, emplazamientos para piezas de artillería, caminos cubiertos, observatorios, polvorines y pistas militares.

Mapa de artillería de la Línea del Cinca

Mapa de artillería de la Línea del Cinca

Finalmente, ninguna de las líneas fortificadas mencionadas construidas por los republicanos pudieron aguantar la ofensiva de marzo de 1938 del ejército sublevado y éste, ocupó todas estas posiciones, en algunos casos, sin apenas resistencia.

[1] Ver MARTÍNEZ DE BAÑOS, Fernando; ARCARAZO, BARRACHINA, Luis; Guerra Civil en Aragón. Huesca (El Cerco). Zaragoza. Editorial Delsan. 2007.