GRIEGC | La batería de costa de Palamós
3079
single,single-post,postid-3079,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

La batería de costa de Palamós

IMG_20190320_151634

La batería de costa de Palamós

En Palamós se construyó un emplazamiento con cemento y mampostería para una batería situada en el lugar conocido como Molí de Vent. La batería estaba formada por cuatro piezas con dos frentes compuesto de dirección de tiro, con un refugio en mina con dos entradas y dos salidas, situado éste entre la segunda y tercera pieza, además de contar con polvorín. En abril de 1937 estaban finalizados cuatro emplazamientos simples y el emplazamiento doble del vértice, pero todavía faltaba realizar el emplazamiento de las cuatro piezas con dos frentes con hormigón en masa. Su emplazamiento estaba protegido por una obra de 50 cm de hormigón, 1,5 metros de piedra en seco y un talud de tierra de 7 metros. Durante estas fechas el puesto de mando también estaba construido aunque era utilizado provisionalmente como refugio, el cual contaba con una altura de 2 metros, cubierto con un espesor de 1 metro de hormigón y armado con vigas de hierros de 20 cm distanciadas unos 50 cm, siendo el volumen de hormigón fabricado aproximadamente de 150 m3 con dosificación de 300 kg.

Por su parte, el refugio, posteriormente finalizado, contaba con unos 80 cm de espesor de hormigón en la pared y un techo con vigas de 20 cm, así como 1,30 metros de espesor de hormigón con unos 15 metros de mina. Una de las bocas estaba reforzada con muros de ladrillos, unido con cemento lento Fradera y vuelta de Portland de 1 metro de grosor[1]. Contaba también con una trinchera y con depósito de municiones, que tenía la entrada a su izquierda orientada a 300º con una longitud de 34 metros hasta que se llegaba a un espacio descubierto de 5 metros. Continuando por él a mano derecha salía otra entrada que distaba a unos 51 metros del espacio descubierto y si se seguía sin coger esta salida se iba a parar al pozo de comunicación de las piezas[2].

La batería estaba emplazada con compartimentos construidos con cemento Portland, existiendo departamentos de la misma construcción para el teléfono de mando; aparato de heliografía y estaciones radiofónicas. También existía una caseta al lado del emplazamiento artillero para el servicio de transmisiones, que se utilizaba para comunicarse con los vigías de la costa. Para el servicio de la batería se había construido un camino de acceso de unos 1.000 metros por 3,5 metros de ancho. Referente al observatorio de la batería, tenía la misma estructura que un nido de ametralladoras para una ametralladora, según el plano del 10 de agosto de 1938, aunque con una entrada enmedio por el lado derecho, con la parte posterior cuadrada y la de delante semicircular[3].

Entre las informaciones del bando sublevado destacan dos notas enviadas por agentes franquistas en junio y julio de 1937, tratando el tema de la lealtad de los sirvientes de la batería de Palamós. Así por tanto, la primera nota informaba de que servía en la batería haciéndose pasar por oficial, un alférez de complemento que se llamaba José Faneca Solé que era fascista y católico y que se sumaría en un principio a la sublevación, aunque se había incorporado a filas republicanas debido a que su quinta, la de 1934, había sido llamada a incorporarse a filas[4]. La segunda nota llevaba la fecha del 3 de julio y en ella se informaba sobre la actuación realizada por los sirvientes de la batería de costa de Palamós durante el último bombardeo de la ciudad realizado por un barco rebelde. Aunque el citado bombardeo no fue muy eficaz para los intereses franquistas en cuanto a daños causados en el puerto; éste había dado la ocasión de comprobar que las baterías que defendían el citado punto no servían para nada, ya que los encargados de las baterías, en cuanto se dieron cuenta del peligro, telefonearon a sus superiores para saber cuáles eran las órdenes a seguir. Éstos les dieron la orden de disparar pero como desde Palamós indicaban que el barco agresor estaba fuera del alcance de sus cañones no lo hicieron y las mismas autoridades indicaron que se escondieran todos en el refugio[5].

Las piezas con que contó inicialmente la batería de Palamós fueron cuatro piezas de 75 mm Schneider, substituidas más tarde por 3 cañones de Bronce de 90 mm Krupp, que a finales de 1937 formaba la 2ª Batería del 3er Grupo Móvil de Defensa de Costas y conocida como la 15ª Batería de Costa. A ella estaban adscritos como delegados de la batería Isaías Ruid Adalid y Manuel Martín Pastor, ambos de la CNT. Con la reestructuración de la defensa de costa en marzo de 1938, la batería pasó a estar armada con dos cañones de 150 mm de Acero Krupp y renombrada 5ª Batería de Palamós. Finalmente, la batería de Palamós acabó la guerra con dos piezas de 150 mm de Hierro Entubado situadas en el mismo lugar del emplazamiento, una vez entraron las tropas franquistas en la ciudad de Palamós y al no poder sido trasladadas por los republicanos.

[1] CDMH. Sección Incorporados. Caja 716. Fortificaciones y Obras. Informe sobre las mismas. Sector Gerona.

[2] AGMAV, C.1156,Cp.1, D.1/1.

[3] AGMAV, C.1156,Cp.1, D.2/1 y 2.

[4] AGMAB. SHEMA. Caja 8949.

[5] AGMAV, C.2257, Cp.6, D.1/28.