GRIEGC | El Cerro Purburel de Quinto (Zaragoza)
2980
single,single-post,postid-2980,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

El Cerro Purburel de Quinto (Zaragoza)

Trinchera

El Cerro Purburel de Quinto (Zaragoza)

Con el inicio del conflicto y después de los combates iniciales, la población de Quinto quedó en manos del bando sublevado hasta finales de agosto de 1937, adquiriendo además una importancia capital en el desarrollo de las operaciones militares en Aragón, ya que Quinto fue durante todo este periodo de tiempo, verdadero frente de combate.El avance de las columnas de milicianos procedentes de Cataluña en su marcha hacia Zaragoza se topó con la resistencia ofrecida por las tropas sublevadas en Quinto, que junto con Belchite (también en poder de los sublevados), cerraban el acceso sur a Zaragoza.

Refugio en cerro Purburel

Refugio en cerro Purburel

www.quintodeebro.com

Por este mismo motivo, las inmediaciones de Quinto fueron ampliamente fortificadas, construyéndose toda una serie de posiciones defensivas, donde destacarían sobre todo refugios, nidos de ametralladoras y un gran número de trincheras.

Precisamente la posición más importante se encontraba al sur de la población y muy próxima a ella, hecho que evidencia que llegaba a esta posición una tubería de agua potable. Ocupaba el vértice sureste del triángulo defensivo, siendo la más fortificada y extensa, así como la más próxima a las fuerzas republicana. La formaba un conjunto de cotas entre las actuales carreteras de Castellón y La Zaida, donde en su interior se hallaban los cabezos del Balar y de la Nariz y en el extremo sur, el más cercano al frente, el de Purburel, contando con diferentes trincheras y alambradas, así como con un nido de fusil ametrallador construido de cemento y acero que batía la carretera de Azaila.

Planimetrías de las trincheras en el cerro Purburel

Trincheras en el cerro Purburel

Trincheras en el cerro Purburel

A finales de agosto de 1937, el Ejército Popular de la República planeó una operación de gran envergadura con el objetivo de rodear y capturar Zaragoza, al mismo tiempo que se efectuaban otras operaciones secundarias en todo el Frente de Aragón. Esta ofensiva, iniciada el 24 de agosto, no tuvo el éxito esperado y los republicanos no consiguieron tomar Zaragoza, pero si otras poblaciones como fue el caso precisamente de Quinto o Belchite.

En la batalla de Quinto jugaron un papel clave los Internacionales de la 11ª y la 15ª Brigadas Internacionales (agrupados dentro de la 35ª División), que tras durísimos combates iniciados el día 24 de agosto, pudieron hacerse con el control de la población.

Cabe destacar que la última posición que resistió fue la zona fortificada del Purburel, a pesar de que sus ocupantes habían rechazado una serie de ataques del Batallón Británico durante el día 25, donde había muerto su jefe. Además, se les había cortado el suministro de agua procedente des del pueblo ya que la iglesia también seria conquistada por los republicanos tras duros combates.

Refugio en cerro Purburel

Refugio en cerro Purburel

www.quintodeebro.com

El día 26 fue el definitivo para el desenlace de la batalla de Quinto ya que los defensores solamente resistían en el cerro de Purburel, que se encontraba rodeado de fuerzas republicanas una vez que habían sido tomadas todas las casas de la localidad.

Los defensores del cerro de Purburel intentaron resistir a expensas de la difícil situación, no rindiéndose los primeros defensores hasta las 16:30 horas, mientras que finalmente, hacia las 18:30 horas los republicanos conquistarían el cabezo de la Nariz y por tanto dieron por tomada toda la posición y finalizando así la Batalla de Quinto.

Trinchera de cerro Purburel después de los combates

Trinchera de cerro Purburel después de los combates

www.quintodeebro.com

Internacionales en el cerro Purburel

Internacionales en el cerro Purburel

www.quintodeebro.com

Más adelante, en marzo de 1938, las tropas sublevadas conquistaban de nuevo Quinto en la ofensiva sobre Aragón, alejando de esta manera la guerra para la población.