GRIEGC | Los nidos de ametralladoras de l’Ametlla de Mar
2924
single,single-post,postid-2924,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1200,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-10.0,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Los nidos de ametralladoras de l’Ametlla de Mar

IMG_20180329_182156

Los nidos de ametralladoras de l’Ametlla de Mar

Como población costera que es, l’Ametlla de Mar fortificó su litoral igual que el resto de poblaciones costeras catalanas con trincheras y nidos de ametralladoras, con el objetivo de vigilar y defender la costa en todo aquel lugar susceptible de sufrir un desembarco de tropas rebeldes. La construcción de estas posiciones defensivas comenzó a finales de 1936 y tuvo su momento álgido durante el primer semestre de 1937, interviniendo frecuentemente en la construcción la misma población civil, orientada siempre por instructores militares republicanos.
La posición defensiva que más destacó fue el nido de ametralladora, una construcción que protegía al sirviente de un arma automática (ametralladora o fusil ametrallador) y que según su disposición y los materiales de construcción utilizados podía ser a barbeta (a cielo abierto, parcialmente enterrado y habitualmente con sacos terreros y aspilleras, también llamadas troneras, a través de las cuales podía observar o disparar), de mampostería, de ladrillo, de cemento, metálicos o de hormigón armado; llegándose a construir unos 500 nidos a lo largo de toda la costa catalana. Estaban construidos como posiciones a ocupar rápidamente por las fuerzas republicanas en caso de cualquier desembarco de tropas franquistas y concebidos para albergar una o dos ametralladoras, según su tipología.

 

 

Según los mapas republicanos de la defensa de costa referente a l’Ametlla de Mar y datados durante el primer semestre de 1937, los proyectos para su defensa eran los siguientes[1]:
– En la zona del Cabo del Término habían dos nidos de hormigón en construcción y un camino que salía en el km 257 de la carretera. También debían construirse dos caminos cubiertos de 150 metros cada uno y una trinchera de 500 metros.
– En la Punta de Calafat se debía construir un nido de ametralladoras doble con dos trincheras, una de 60 metros y la otra de 30 metros.
– En la zona del Castillo de San Jorge de Alfama había un nido de mampostería en construcción excavado en la roca en el Cabo de San Jorge, con un camino cubierto natural que iba a unirse a otro camino de 700 metros (construido) y que iba a salir en el km 230. Asimismo, en esta zona también se construirían dos caminos más cubiertos, uno de 70 y otro de 100 metros.
– A Calamosques debía construirse un nido de ametralladoras con dos trincheras, una a cada lado de 40 y 20 metros respectivamente.
– En la Punta de l’Estany Tort se encontraba en construcción un nido de hormigón excavado en la roca, así como se tenía en proyecto hacer refugios subterráneos y 1.500 metros de camino.
– En el mismo Puerto de l’Ametlla de Mar debía construirse un nido de ametralladoras con dos troneras y un refugio en una posición elevada frente al puerto.
– En el Puerto de l’Estany se encontraba el emplazamiento de la batería de costa y para su protección, se tenía que construir un nido de ametralladoras con dos troneras y un refugio. Por su parte, en el otro lado de la punta se debía construir un nido de ametralladoras que contaría con dos trincheras, una de 30 y otro de 35 metros.
– En la Punta de Santes Creus se tenía que construir un nido de ametralladora con dos troneras y refugio, con un camino cubierto de 80 metros que se comunicaba con una trinchera también de 80 metros situada a poniente.
– En la Punta de l’Estany Podrit se encontraban separados dos nidos de galería de mina en construcción y 1.500 metros de camino construido.
– La Punta del Águila debía contar con dos nidos de ametralladoras más orientados a cada lado y unidos con una trinchera, comunicados ambos nidos con un camino que iba a parar a un refugio central, contando cada uno de ellos también con una trinchera para su acceso.

 

 

 

Por otro lado y según las informaciones de un agente rebelde referente a las fortificaciones construidas en l’Ametlla de Mar[2], se decía que existía un nido de ametralladoras de cemento armado con cuatro aspilleras y camino cubierto en la Punta de Cabo Término; un nido de ametralladoras con dos aspilleras y camino cubierto, en el Castillo de San Jorge; un emplazamiento de artillería para 3 piezas situado en Punta de la Playa de l’Estany d’en Gras, a unos 100 metros de la orilla del mar, disponiendo de refugio para el personal y municiones; y un nido de ametralladoras con camino cubierto y una aspillera en Punta del Águila. Los agentes franquistas también señalarían en sus informes que existían más posiciones defensivas, como eran un nido para dos ametralladoras en Punta del Calafat; otro igual en la Punta de Cala Moscas; dos nidos para dos ametralladoras cada uno en la Punta de l’Estany Tort; un nido para dos ametralladoras en Puerto de l’Ametlla; otro igual en Port de l’Estany y Punta de Santes Creus, este último también con una trinchera de 80 metros; así como todavía un nido de ametralladoras más en Punta de l’Estany Podrit[3].

Finalmente, una vez acabada la guerra el ejército realizó un inventario de todas las posiciones defensivas situadas dentro del término municipal de l’Ametlla de Mar[4]. Entre estas destacaba el nido doble de ametralladoras situado en el Castillo de San Jorge, a unos 4 km del pueblo de la Ametlla de Mar y 500 metros del ferrocarril, en la costa. Su construcción era de cemento y piedra, siendo los dos emplazamientos rectangulares con testeros semicirculares y con un espacio intermedio para otra metralladora con aspillera frontal, contando cada nido con una aspillera frontal y otra de flanqueo.

A 1 km de éste último y cruzando sus fuegos, en el lugar denominado Torrent del Pi junto a la costa, se encontraba otro nido de ametralladoras con tres aspilleras: una frontal, en el ángulo de unión de los dos nidos y una de flanqueo a cada uno de ellos. El nido central estaba sin revestir y el resto se encontraba finalizado con sus desagües al mar, construidos de hormigón y revestidos de ladrillos.

Nido del Torrent del Pi

Nido del Torrent del Pi

En l’Estany Tort, a dos km del nido anterior había otro nido ametrallador, construido de hormigón armado, de planta rectangular con una aspillera frontal pero a falta de revestir el techo de la segunda capa de cemento; encontrándose otro muy cerca sin finalizar.

Por último, la última posición se encontraba situada en la Punta del Águila, a unos seis km del pueblo de l’Ametlla de Mar y en la misma distancia al norte de la Ampolla. En este lugar existía otro nido ametrallador situado a una altura de 20 metros sobre el nivel del mar, de planta rectangular y construido con hormigón, aunque todavía le faltaba terminar el revestimiento de casi todo el techo. Contaba sólo con una aspillera frontal que miraba hacia el mar, mientras que en la parte sur de la misma costa se encontraban los abrigos con una capacidad para 70 personas.

[1] AGMAV, C.1156, Cp.11, D.1/ 49-59.

[2] BPR-UB. Fondo Personal.  Infiesta. Caja 7.

[3] AGMAV, C.2491. C.12 /132.

[4] CLARA, Josep; Els búnquers de la costa catalana. Patrimoni militar en temps de guerra (1936-1939). Apéndice II-III. Págs 132-145.